Orientaciones pedagógicas para brindar retroalimentación en educación no presencial


orientaciones pedagógicas para brindar la retroalimentación
Orientaciones Pedagógica para brindar la retroalimentación no presencial

Vea estas orientaciones pedagógicas para brindar retroalimentación a los estudiantes en un contexto de educación no presencial en el nivel secundario. Una de las alternativas más efectivas de realizar la retroalimentación en educación a distancia.

No existe una fórmula mágica o única para brindar una retroalimentación al menos en este nuevo contexto de educación a distancia, pero lo que queda claro es que el procoso de retroalimentación se desarrolla posterior a la enseñanza. (Hattie y Timperley, 2007). Para otros, es parte misma de la enseñanza (Evans, 2013), y en muchas investigaciones, se le trata como un proceso vinculado específicamente a la evaluación con calificación ( Orsmond y Merry, 2011; Tang y Harrison, 2011).

La Retroalimentación

Consiste en devolver a la persona, información que describa sus logros o progresos en relación con los criterios de evaluación. Una retroalimentación es eficaz cuando se observa las actuaciones y/o producciones de la persona evaluada, se identifica sus aciertos, errores recurrentes y los aspectos que más atención requieren; y a partir de ello brinda información oportuna que lo lleve a reflexionar sobre dichos aspectos y a la búsqueda de estrategias que le permitan mejorar sus aprendizajes. (RVM N° 094-2020-MINEDU).

Retroalimentación efectiva para el Aprendizaje

Si bien no existe en la literatura consenso respecto de todos los aspectos que la retroalimentación debe presentar para generar efectos positivos en los aprendizajes del estudiante, sí existen algunos elementos comunes que deben tenerse en cuenta para que así sea. Entre ellos destacan:

1. Ser considerada como parte integral de la enseñanza y la evaluación (Burkšaitienė, 2012; Sadler, 1989, 2010). Por lo tanto, debe integrarse dentro de la planificación de clases (Nicol, 2010).

2. Permitir y estimular el diálogo entre estudiantes y docente sobre el aprendizaje, cuidando un ambiente positivo (Brookhart, 2007; Burkšaitienė, 2012; Carless, 2006; Hargreaves, 2013; Shute, 2008).

3. Entregarse en un tiempo adecuado, así como otorgar plazos adecuados para mejorar el trabajo (Brookhart, 2007; Crooks, 1998; Shute, 2008).

4. Ser legible y estar ubicada adecuadamente, esto si se trata de retroalimentación escrita (Sadler, 2010).

5. Centrarse en el desempeño mostrado en el trabajo en vez de dirigirse a la persona del estudiante (Brookhart, 2007; Burkšaitienė, 2012; Shute, 2008; Stobart, 2006; Veslin y Veslin, 1992).

6. Ser netamente descriptiva, clara, estructurada y detallada (Brookhart, 2007; Burkšaitienė, 2012; Carless, 2006; Jonsson, 2013; Nicol, 2010; Shute, 2008). Este es el tipo de retroalimentación que más valora el estudiante (Crooks, 1998).

7. Comunicar al estudiante sus fortalezas y debilidades, orientándolo para que pueda corregir sus errores y hacer mejores trabajos a futuro. En este sentido, adquiere un carácter transferible (Burkšaitienė, 2012; Crooks, 1998; Hargreaves, 2013).

8. Estar guiada especialmente por los aprendizajes que se evalúan y los criterios y estándares que orientan la corrección (Brookhart, 2007; Burkšaitienė, 2012; Carless, 2006; Crooks 1998; Jonsson, 2013; Sadler, 1989; Shute, 2008; Veslin y Veslin, 1992). El estudiante, entonces, podrá apreciar la articulación entre lo que se pretende que aprendan, la enseñanza y la evaluación.

9. Centrarse en aquellos aspectos que son prioritarios para el aprendizaje que se evalúa (Sadler, 1989, 2010; Shute, 2008; Veslin y Veslin, 1992). De esta manera, ayuda a clarificar qué es un buen desempeño.

Categorías de retroalimentación

En la literatura especializada se encuentran diversas investigaciones que usan clasificaciones, tipologías y enfoques para analizar las prácticas de retroalimentación y las concepciones que las orientan. A continuación, se presenta una síntesis de dichas clasificaciones. Se le da especial énfasis a la tipología de Tunstall y Gipps (1996) por considerarse que el nivel educacional de aplicación se ajusta al de la presente investigación y por ser lo suficientemente completa y específica como para dar cabida a la mayoría de las modalidades de retroalimentación bajo estudio.

a) Dirigida al ego estudiantil. Denominada también “Dirigida a la persona”, esta retroalimentación destaca aspectos positivos o negativos relacionados con la persona del estudiante, ya sea su personalidad o conducta, las cuales afectan su desempeño (Butler, 1988). En caso de ser positiva, tiene como finalidad promover sentimientos positivos y compromiso con el estudio, especialmente en estudiantes a quienes les cuesta más obtener buenos resultados (Harris, Irving y Peterson, 2008). Ejemplos: “Felicitaciones”; “Eres muy inteligente, sigue así”.

b) Dirigida al trabajo realizado. En oposición a la anterior, esta retroalimentación destaca aspectos positivos o negativos del trabajo realizado por el estudiante, pero separándolos de su persona (Butler, 1988). Ejemplo “Hay una clara identificación de los puntos en el gráfico”.

c) Evaluativa. Se trata de la emisión de un juicio sobre el trabajo del estudiante, sin descripción o explicación alguna (Tunstall y Gipps, 1996; Voerman, Meijer, Korthagen y Simons, 2012). De acuerdo con Tunstall y Gipps (1996) puede subdividirse en retroalimentación positiva (recompensa y aprobación) y negativa (castigo y desaprobación):

  • c.1. Recompensa: Retroalimentación dirigida al ego, que consiste en un refuerzo positivo en su expresión más pura. Se usa para felicitar el esfuerzo, actitudes y ciertas habilidades como también para reforzar determinados comportamientos y motivar al estudiante. Ejemplos: caritas felices, estrellas, elogios.
  • c.2. Aprobación: Se trata de expresiones de aprobación generales verbales y no verbales que se usan para motivar. Ejemplos. “Muy bien”, poner vistos buenos.
  • c.3. Castigo: Es la retroalimentación más negativa, se encuentra dirigida al ego. Es usada por el profesorado para indicar que algo les parece insatisfactorio y que lo reprueban. Ejemplos: Caritas tristes, “Horror”. c.4. Desaprobación: Modalidad dirigida al ego y relacionada con sentimientos generales de desaprobación por parte del profesorado al estudiante. Ejemplos. Subrayar errores, poner cruces, “Tú podrías hacerlo mucho mejor, pero eres tan flojo”. Evans (2013), denomina como Retroalimentación correctiva las modalidades aquí presentadas como aprobación y desaprobación, ya que solo señalan lo bueno y malo del trabajo de la persona discente.

d) Descriptiva. Se trata de una modalidad dirigida al trabajo del estudiante, orientada a describir las fortalezas y debilidades. De acuerdo con Tunstall y Gipps (1996), puede subdividirse en las siguientes modalidades:

  • d.1. Especificar aprendizajes logrados. Retroalimentación que identifica y comenta aspectos específicos de aprendizajes exitosos, comunica los criterios y el modo en que estos se han alcanzado. Ejemplo: «Esto está bien, pues rotulaste los ejes del gráfico y la distancia entre los números es equivalente».
  • d.2. Especificar lo que hay que mejorar. Se usa para corregir o especificar lo que necesita ser mejorado, se enfoca en los errores del trabajo realizado. Ejemplo: “Te equivocaste en el signo”.
  • d.3. Construir aprendizajes. Esta retroalimentación es más bien verbal e implica una conversación y diálogo con la estudiante o el estudiante para reflexionar sobre el trabajo realizado. Se lleva a cabo a través de preguntas orientadoras. Ejemplo, “¿Por qué crees que te equivocaste?”.
  • d.4. Diseñar caminos para aprender. Este tipo de retroalimentación se focaliza en la discusión conjunta acerca del trabajo, el profesorado sugiere en vez de corregir o decirle a su estudiante qué hacer para mejorar. Por ejemplo, discutir estrategias futuras para que les vaya mejor. Producto de la revisión realizada, se excluyeron clasificaciones presentes en las siguientes investigaciones:
    • Santos y Pinto (2006). Si bien los autores usan una clasificación bastante completa, esta se centra en la interacción verbal entre el docente y el estudiante.
    • ❖ Noor, Aman, Mustaffa y Seong (2010) y Mori (2011). Ambas fueron descartadas por presentar clasificaciones exclusivas para retroalimentar el aprendizaje de una segunda lengua, con marcado foco en la corrección y confirmación y, por lo tanto, muy restringidas para la naturaleza de la presente investigación.
    • ❖ Ruiz-Primo y Li (2013). Descartada por presentar una clasificación exclusiva para retroalimentación de trabajos escritos.

Mejores formas de retroalimentar a un estudiante

Parte fundamental en el proceso educativo es la retroalimentación, la cual implica utilizar las herramientas y procedimientos adecuados para dar información a los estudiantes; es el factor que hace la diferencia para llegar a los aprendizajes esperados.

La retroalimentación consiste en dar al estudiante, de forma regular, información precisa y clara sobre su aprendizaje a fin de ayudarlo a mejorar mediante la metacognición, entendida esta como la habilidad para reflexionar sobre cada uno de los pasos que lo llevaron a una situación dada. Al mismo tiempo se le anima a poner en práctica la retroalimentación con sus compañeros y a explorar nuevos caminos y plantear nuevos retos.

Feedback efectivo y evaluación progresiva

La retroalimentación tiene el potencial de apoyar el rendimiento académico, promoverla motivación, la autorregulación y la auto eficacia, permitiendo a los estudiantes acortar la brecha entre su desempeño actual y deseado (BlackyWiliam, 1998; Sadler, 1989).

¿Qué es El feedback?

El feedback o retroalimentación se refiere a un proceso de comunicación y ajuste de resultados. Originalmente, es un concepto de la teoría de sistemas que se aplicó a innumerables dominios de la ciencia, la tecnología y la industria (cibernética, ingeniería, economía, biología entre las más importantes). En su acepción original, el feedback es un mecanismo de control de los sistemas dinámicos.

Cuando se aplicó a las teorías del aprendizaje y a la educación, inicialmente se asociaba a la retroalimentación con el conocimiento de los resultados de evaluación. Esto aludía a resultados simples (como la respuesta a la pregunta de una prueba), que podían clasificarse como correctos o incorrectos. Se creía que, si se les decía que lo hicieran, los estudiantes sabrían que estudiando se resolvería el problema de “rendimiento” (y que el problema se resolvía efectivamente estudiando).

Este tipo de retroalimentación, basada en un modelo de enseñanza-aprendizaje más memorístico y conductista, todavía mantiene alguna importancia, aunque el énfasis ha cambiado. En general, la educación ha cambiado el acento que ponía en el fomento de la reproducción de material por un enfoque hacia el desarrollo de habilidades de los estudiantes, que pueden manifestarse en la producción de respuestas o tareas que son más bien divergentes que convergentes, y más bien complejas que simples. Por lo tanto, la retroalimentación se ha debido complejizar también.

Sugerencias

  • Cuando algún alumno le plantee una duda o usted identifique una debilidad en él, pregunte quien más está en ese caso; así podrá solucionar varios casos.
  • Enseñe a sus estudiantes a retroalimentarse entre ellos. Poco a poco se convertirán en valiosos ayudantes. Apoyar a sus compañeros fortalecerá sus aprendizajes.
  • La retroalimentación no es un “pozo sin fondo” si hace de ella una práctica constante, podrá comprobar que sus estudiantes la requerirán cada vez menos.
  • Retroalimentar no es ofrecer la solución al problema, sino problematizar al estudiante para incentivar su reflexión.

Recomendaciones para que el feedback sea útil y efectivo

  • Es oportuno: La retroalimentación necesita ser dada lo más pronto posible después del evento evaluativo o la entrega de la tarea, para que sea recibida cuando todavía les importe a los estudiantes. Si los estudiantes no reciben feedback con la suficiente rapidez, ya habrán empezado a trabajar nuevos contenidos y el feedback resultará irrelevante para su estudio actual y será extremadamente improbable que genere una actividad apropiada de aprendizaje adicional que dé resultados.
  • Es frecuente: El feedback para que sea útil ha de ofrecerse con bastante regularidad. Un único feedback, aunque sea detallado, sobre un trabajo extenso tipo ensayo o una tarea de diseño después de diez semanas de estudio difícilmente contribuirá a un mejor aprendizaje a lo largo de todo el curso.
  • Es coherente: La retroalimentación debe ser coherente con los aprendizajes esperados, con los criterios de evaluación y con las especificaciones de las tareas evaluadas. Adicionalmente, debe hacer referencia a criterios de evaluación preestablecidos y precisos.
  • Es claro: Debe tener mensajes entendibles y legibles. Es importante considerar la forma en que los estudiantes comprenden e interpretan los mensajes del feedback y no solo la forma en que usualmente se informa de los resultados. Los estudiantes a menudo se quejan de que los comentarios devueltos en su trabajo son crípticos y no ayudan a mejorar su rendimiento. Los que lo han hecho bien, están igualmente frustrados si no saben por qué, y no saben cómo mantener el logro de una alta calificación. Por ejemplo, los comentarios como “excelente ensayo” no son útiles a menos que el estudiante comprenda por qué era “excelente”.

Cómo desarrollar la retroalimentación en un contexto de educación no presencial (a distancia)

Modos de retroalimentar

La retroalimentación formativa es un modelo dialógico donde la intención es ayudar a que el estudiante desarrolle las capacidades de aprender a aprender. Establecer un circuito de retroalimentación donde yo le digo algo de su trabajo para que el estudiante pueda hacer algo con la información que yo le brindo.


Rebeca Anijóvich

OFRECER PREGUNTAS: Se busca desarrollar habilidades metacognitivas para despertar la conciencia del estudiante sobre cómo aprende, cuáles son su fortalezas y debilidades como estudiante utiliza para aprender.

DETALLAR EL TRABAJO DEL ESTUDIANTE Se adopta la forma de descripción, casi como un “devolver en espejo” lo que el estudiante hizo.

RECONOCER LOS AVANCES Y LOGROS DEL ESTUDIANTE Se constituye a través de un factor significativo en la motivación de los aprendizajes, ya que impacta sobre la autoestima del estudiante, valorando la tarea realizada.

OFRECER SUGERENCIAS A LOS ESTUDIANTES Se contribuye a reducir la brecha entre el estado inicial y los objetivos de aprendizaje.

Escalera de la retroalimentación

La Escalera de la Retroalimentación es una herramienta que ayuda a cultivar una cultura de la valoración. Es una guía que puede ayudar a otros a apoyar la indagación en el aprendizaje, estableciendo una cultura de confianza y apoyo constructivo.”

Daniel Wilson

Pasos para la retroalimentación

Paso 1: CLARIFICAR

Formula preguntas para aclarar una idea o aspecto y asegurarte que tu estudiante comprendió las ideas y acciones realizadas en la tarea, el trabajo o proyecto desarrollado.

Preguntas orientadoras del docente para CLARIFICAR:

  • Explícame con mayor detalle sobre …
  • Me puedes repetir más despacio el ejemplo sobre …
  • Dijiste que se puede hacer así… ¿a qué te refieres?
  • Estoy en lo correcto, tu idea trataba sobre • Dame un ejemplo…
  • Dime, ¿cómo crees que lo hiciste? ¿Por qué?
  • Explícame, ¿qué aprendiste al hacer la tarea?
  • ¿Qué hiciste para encontrar la solución? ¿Cómo lograste esto?
  • ¿Qué dificultades tuviste?
  • ¿Cómo fue este proceso para ti?
  • ¿Qué hiciste para encontrar la solución? ¿Cómo lograste esto?
  • ¿Qué dificultades tuviste?
  • ¿Cómo fue este proceso para ti?

Paso 2: VALORAR

Valora de manera constructiva lo que se aprecia como correcto; también debes hacer énfasis en los puntos positivos, las fortalezas y aspecto interesantes (creativos y nuevos) de las tareas desarrolladas. Crea un clima positivo de respeto, confianza y colaboración.

Preguntas orientadoras del docente para VALORAR:

  • ¡Excelente hipótesis! fundamentaste muy bien la observación.
  • Buena infografía. Te quedaron muy bien los ejes tópicos y los gráficos…
  • Los adjetivos que usaste en tu cuento enriquecieron la narración al permitir una mejor descripción del contexto y personajes…
  • Me gusta cómo estás leyendo. Ahora puedes leer 60 palabras por minuto; eso te permite una mejor comprensión.
  • Me encantó tu idea y ejemplo porque allí está la clave de la propuesta.
  • El proceso que has seguido es lo que se refleja en los diferentes productos…
  • ¡Excelente! Tienes una actitud abierta a la indagación y eso te ayudará en…
  • ¡Bien! Sigue teniendo actitud positiva ante la crítica constructiva.

Paso 3: EXPRESAR INQUIETUDES

Expresa preocupaciones o inquietudes con algunas ideas presentadas por tu estudiante y pregúntale para que descubra nuevas soluciones y oportunidades de mejora.

Preguntas orientadoras del docente para EXPRESAR INQUIETUDES:

  • ¿Qué podrías mejorar?
  • ¿Qué harías diferente si tuvieras que hacer la misma tarea?
  • ¿Qué ideas tienes para mejorar la actividad, tarea o proyecto?
  • ¿Pensaste como tu idea podría impactar en…?
  • Me pregunto qué pasaría si incluyes lo siguiente….
  • ¿Qué opinas? ¿Qué pasaría si le agregas …?
  • Tal vez ya pensante acerca de esto: ¿qué resultados podrías tener si…?
  • ¿Qué preguntas tienes sobre los pasos de la tarea?
  • ¿Habría sido el resultado diferente si no hubieses usado ese procedimiento?

Paso 4: HACER SUGERENCIAS

Recomienda de manera descriptiva, específica y concreta sobre cómo mejorar el proceso, la idea, la tarea, el proyecto o el trabajo. Brinda a tu estudiante indicaciones, consejos, procedimientos para que los utilice y pueda alcanzar el nivel de desarrollo potencial.

Preguntas orientadoras del docente para HACER SUGERENCIAS:

  • En la próxima semana necesito que pienses en….
  • Estás mejorando en realizar esta tarea, pero ahora vas a…
  • Esta es el área o tarea para enfocarte en…
  • Entonces, todos los días, vas a…
  • Yo veo que avanzas, pero acá va una recomendación a realizar…
  • Ya lograste esta tarea o competencia, solo falta que regules un poco más…
  • Te quedó muy bien; solo faltaría mejorar en…
  • Te felicito, cada vez estás haciendo un mejor trabajo.
  • Se puede desarrollar más las ideas…
  • Agregaría información para entender mejor lo escrito.

Ejemplos de retroalimentación en Aprendo en casa

Usted podrá revisar ejemplos de retroalimentación de la mayoría de las áreas de la Estrategia de Aprendo en casa, les sugerimos descargar y revisar el documento. Vea en este enlace más sobre la retroalimentación en educación a distancia (pdf).

De | Minedu
(37 visitas hoy)

«Revise otros Recursos Educativos»

Realice sus comentarios AQUI