La Leyenda del Locoto


Una leyenda extarída del documento «10 cuentos que no leíste: Historias de Bolivia y más«.

Leyenda del Locoto

Cuenta la leyenda que existió un Inca que viaja de región en región con su familia y guerreros. Su palacio siempre estaba cerca del patio de viudas y huéranos para protegerlos. Entre los huérfanos del valle destacaba un niño alegre y juguetónllamado Locoto. El Inca se encariñó de él y solía invitarlo a sus paseos y comidas.

Las esposas delInca sentían celos del niño y planeaban deshacerse de él antes que fuera nombrado heredero en lugar de sus hijos. Entonces contrataron a un arriero para secuestrar al pequeño Locoto. Cuando el Inca preguntó por el niño, las esposas llorando le dijeron qu este había caído a un barranco.

El Inca desesperado fue al lugar del falso accidente a buscar los restos del niño y encontró las ropas enredadas en una planta. Sin darse cuenta del engaño, el Inca triste pasaba días son comer mirando la planta y sus frutos, pero un día decidió probarlos: el ardor creció en su boca, para calmarla bebió toda una jarra de chicha, y sintiendo alivio, volvió a tener apetito.

Fué así que ordenó recolectar más de esos frutos (que nombró «Locoto» en honor a su pequeño amigo) para plantarlas en el jardín. Pasaron los años y el Inca dejó el imperio a sus hijos y se retiró al palacio del Valle. Cierto día llegó el chasqui con la noticia de que un poderoso ejército liderado por un general invencible estaba derrotando a todos sus hijos y se dirigía a su palacio.

El Inca resignado a la muerte se entregó al general, pero este le miró con una sonrisa cariósa y conocida… pues ¡Era Locoto! El Inca lo abrazó y juntos gobernaron el imperio por muchos años.

Autor: Freddy Álvarez
Descargar en PDF

Te puede interesar :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.