Felíz Día Maestro – Poemas

Compartir a sus colegas!!

poemas y poesías para el Día del maestro

Ponemos a tu disposición poemas de agradecimiento por el Día del Maestro, tal vez deseas dedicar un poema para una maestra especial, poema de agradecimiento, gratitud entre otros.

En este día especial, cada 6 de julio en especial estudiantes se preparan en declamar una poesía o poema al maestro. vea a continuación, algunas poesías para el Día del Maestro, poesías cortas para que el Maestro se sienta feliz en este día.


Publicidad

Al maestro

Mi madre me da la vida,
mi padre me da el sustento,
y el maestro de la escuela,
cultiva mi entendimiento.

A mi maestro querido,
que me da su ciencia,
su cariño y su cuidado,
con infinita paciencia.

Le ofrezco mi gratitud
y mi cariño sin cuento,
por que llena de belleza,
a mi pobre conocimiento.

Anónimo

A MI MAESTRO

Sé que ahora es tu día
maestro consejero
es por eso que quiero con toda el alma mía.
Darte mi poesía y mi abrazo sincero
mi corazón entero,
como dulce ambrosía.

Desanda mi recuerdo
hasta tiempos lejanos
cuando miro mis manos, mi memoria te alcanza.
Aquellos tiempos idos me parecen cercanos,
y tus consejos sanos,
hoy me dan más confianza.

Como madero burdo
que el tallador trabaja
casi como una alhaja, puliste mi saber.
De mis tantos errores edificaste un templo,
mostrándome tu ejemplo,
me hiciste conocer.

Dejaste un gran dechado,
de obediencia y destreza,
mostrando la agudeza, de tu mente genial.
Decías que tan sólo, los que estudian avanzan,
los que luchan alcanzan…,
un perfil ideal.

Ahora por tu día,
que Dios te dé mil cosas,
las frutas deliciosas, de su mejor cosecha.
En relación estrecha, con los tuyos más gratos
encuentres lindos ratos…,
si el hastío te asecha.

Eliseo León Pretell

A MI SEÑORITA

Qué bonita mi escuelita,
qué bonito su color.
Qué linda mi señorita
cómo me gusta su olor.


Me alegro si me revisa
el tema que dejó ayer,
si me acaricia el cabello
por cumplir con mi deber.


Mi corazón se estremece
cuando ella me felicita.
Si me nombra con orgullo
o me da una palmadita.


Si ella se sienta a mi lado
me siento muy importante,
cuando conduce mis manos
poniéndome por delante.


Mi señorita es muy bella,
entre todas la más buena.
Si sólo faltara un día
me moriría de pena.


Quisiera que no termine
este año tan rebonito,
y mi linda señorita
sea para mi sólito.

Eliseo León Pretell

Compartir a sus colegas!!

(1 visitas hoy)

«Otros artículos interesantes»

Realice sus comentarios AQUI